Instrumentos de musica (viento, cuerda, percusión,…)

La Viola

La viola es un instrumento de cuerda frotada, compuesto de cuatro cuerdas y arco. Es un instrumento de la misma familia del violín, aunque es algo mayor de tamaño, sus cuerdas son más fuertes, y capaz de producir sonidos más graves. Este instrumento tuvo origen a partir de la vihuela de arco y es la antecesora del violín.

Viola, instrumento de cuerda

La palabra francesa para viola es «alto», así que se le denomina el instrumento alto de la familia de los instrumentos de cuerdas frotadas. Sus cuatro cuerdas son afinadas en quintas, del mismo modo que en el violín. El tamaño de la viola es algo mayor que el del violín. Fue entre los siglos XVI y XVII que surgió la viola que conocemos hoy en día. Musicalmente este instrumento de cuerdas funciona como puente sonoro entre el violín y el violonchelo, tanto en un cuarteto de cuerdas como en la orquesta. La viola se sostiene con el brazo izquierdo en posición horizontal y su caja armónica se apoya debajo de la barbilla, es la misma posición que se usa para el violín. Se le conoce por tener un bello timbre, con un tinte dulcemente opaco.

Características sonoras de la Viola

Las cuatro cuerdas son afinadas en las notas do sol re la (se realiza de grave a agudos en intervalos de quinta). Hace uso de las claves de do en tercera línea y sol en segunda para la lectura musical. Cabe destacar que la tesitura de la viola se ubica entre los sonidos graves del violín y los agudos que puede generar un violonchelo.

De igual modo que con los otros tres principales instrumentos de cuerda frotada, violín, violonchelo y contrabajo, la viola tiene la capacidad de producir sonidos de una gran belleza. A cambio exige una dedicación importante en el aprendizaje de su ejecución, también destreza motora y una alta percepción musical.

El hecho de que no se trata de un instrumento temperado lo hace más difícil aún. Es decir no produce simplemente los doce sonidos que encontramos en una octava tal como los descubrimientos propuestos por Bach, el cual dio origen al Sistema Temperado. De lo anterior ocurre que el músico ha de encontrar los sonidos y memorizar la posición de cada uno de ellos, ya que la afinación depende del punto exacto en el cual se presiona la cuerda. Así que la etapa inicial de aprendizaje con la viola suele ser dura, ya que se presentan continuamente los sonidos desafinados y estridentes.

Tipos de viola

En el pasado se conocieron otros tipos de violas con los nombres de bastarda, di borbone, violone (violón en español), pomposa, etc. Fue Johann Sebastian Bach quien inventara la viola pomposa en 1720, y construida por Hoffmann, luthier de Leipzig. La viola pomposa tenía un tamaño mayor que la viola actual, y además tenía cinco cuerdas en lugar de cuatro. Éstas se afinaban de grave a agudo: do sol re la mi. Hacía de sustituto del violonchelo en las notas altas de su tesitura. Sin embargo, con el tiempo y el perfeccionamiento del violonchelo, la viola pomposa acabó cayendo en desuso, también motivado por su incomodidad.

Durante el recorrido de existencia que tiene al viola se han creado diferentes tipos. Las variaciones principalmente se encuentran en el número de cuerdas y otras características singulares:

  • Viola de amor.- está compuesta por 14 cuerdas, aunque solamente 7 son las que se tocan
  • Viola de gamba.- dispone de seis cuerdas que se afinan por cuartas.
  • Viola de arco.- es un instrumento de cuerda tradicional de la música medieval.
  • Viola de braccio.- se ha de apoyar en el hombro o en el pecho para tocarla.
  • Viola bastarda.– también se le conoce como lira viola
  • Viola pomposa.- en este caso se compone de cinco cuerdas.

El poder expresivo de la viola es notable, con acento más bien suave, algo melancólico, y recogido. Este instrumento musical se presta más a bien a pasajes de poco movimiento que a aquellos excesivamente rápidos. En la Sinfonía Concertante de Mozart y el poema sinfónico de Strauss se le asigna un papel importante a este instrumento de cuerda frotada.

Algo de historia acerca de la Viola

En el siglo XVII el papel de la viola era completar la armonía o reforzar la línea del bajo. En el siguiente siglo adquirió un papel más importante como se recoge en el tercer concierto de Brandemburgo. También en 1731, Telemann compone el primer concierto para viola. En los cien años posteriores se fraguó la edad dorada de la viola, compositores como Johann Stamitz, Franz Anton Hoffmeister, Carl Friedrich Zelter, Lionel Tertis, Johannes Brahms, Rolla, y otros más, compusieron 150 conciertos.

Entre los violistas contemporáneos destacan el estadounidense Joseph de Pasquale, la alemana Tabea Zimmermann, el francés Gérard Caussé, la japonesa Nobuko Imai y el suizo (nacido en Bielorrusia) Viacheslav Dinerchtein.


Evolución del diseño

Las violas construidas en el siglo XVIII tenían unas dimensiones de 38 cm. para combinar su uso con el violín. En esta época aparece la sordatura que se basaba en afinar la viola más alto de lo normal. A finales de este siglo, se empezaron a construir violas grandes aunque eran muy escasas. Éstas tenían un tamaño de 45 a 47 cm. pero eran todavía de muy baja calidad.

Viola, instrumentos de cuerda

Durante el romanticismo, compositores como Weber, Héctor Berlioz, Wagner, etc. destinaron sus composiciones a los salones aristocráticos en donde la viola actuaba como protagonista e interprete debido a que su tesitura débil limitada por su tamaño no la permitía hacer frente a las orquestas cada vez mayores y a los auditorios. Posteriormente hubo un periodo de experimentación por parte de los fabricantes de viola. En el siglo XIX el modelo de viola tenía alrededor de 41 cm. Este nuevo sonido y el contraste que tenía en la orquesta inspiraron a muchos compositores como: Rubinstein, Max Reger, Béla Bartok, Benjamin Britten, etc.

Durante el renacimiento, la familia de la viola original se dividió en dos ramas: las violas «da braccio» y las violas «da gamba». Las violas de brazo quedaron relegadas a las tabernas, en donde tocaban músicas populares; mientras que las violas de gamba eran exclusivas de las cortes más refinadas. Este instrumento acabó cayendo en desuso y el violín fue sustituyéndolo por su brillantez. Los compositores preferían dicho instrumento por su amplitud sonora y la agilidad en vez de la delicadeza de las violas de gamba. En el barroco, el violín cobró la máxima importancia. La viola le gana en calidez y resonancia, y es casi tan manejable y ágil como el violín.

Importancia

La viola es conocida actualmente como un instrumento de cuerda frotada algo mayor que el violín; sin embargo, con este nombre se conocía en la Edad Media a todo cordófono de arco de varias piezas y fue ésta la primera denominación utilizada para definir a los instrumentos de cuerda frotada, tanto de brazo como de pierna.

La viola tiene una reputación menor dentro de la cuerda pero se trata de un prejuicio arrastrado desde los orígenes de la orquesta moderna del siglo XIX, cuando era asumida por violinistas en decadencia. Desde entonces ha ido ganado terreno hasta convertirse en el poeta de su grupo, asentado en la realidad de su magnífico cuerpo sonoro, el equilibrio entre el violonchelo y el violín.

Poder expresivo

La viola posee un notable poder expresivo. De acento más bien suave, recogido y algo melancólico, se presta más a pasajes de poco movimiento que excesivamente rápidos. Entre las obras orquestales que tiene asignada partes importantes figuran la Sinfonía concertante de Mozart y el poema sinfónico de Richard Strauss Don Quijote, ambas con carácter solístico, amén de otras muchas cuya relación resultaría excesivamente prolija.

Grandes compositores, clásicos, románticos y modernos, apreciando las cualidades sumamente emotivas de este instrumento musical han escrito obras muy importantes como conciertos, sonatas, suites, etc., que justifican por sí solas la presencia del concertista de viola en las salas de audiciones.

Partes de la viola

Entre las partes más importantes de la viola se encuentran las siguientes:

  • el cuerpo: es la más grande, ya que representa casi la totalidad del instrumento. Tradicionalmente, se fabrica en madera;
  • la mentonera: una pieza ovalada de plástico o madera sobre la cual el músico apoya el mentón;
  • el cordal: se encuentra cerca de la anterior y es uno de los dos extremos a los cuales se aferran las cuerdas;
  • las clavijas: donde se enrollan las cuerdas, con diferentes grados de tensión para conseguir la afinación deseada;
  • el puente: suele tener un color más claro que el resto de las piezas, y sirve para sostener las cuerdas cerca de las clavijas.